Si una pareja se casa a los veintitantos años y vive hasta los setenta todavía casada, habrá pasado cincuenta años junta. ¡Es un compromiso sustancial! Uno nunca entraría en un contrato de negocios por ese tiempo sin aclarar el compromiso y los costos involucrados. Sin embargo, ¿tienen los jóvenes alguna idea del trabajo de por vida que asumen cuando repiten sus votos matrimoniales? La mayoría no.

Tal vez les ayude saber que hay seis etapas en el matrimonio. Cada una de ellas requiere que el marido y la mujer trabajen juntos como equipo, combinando sus temperamentos y fortalezas. Como en cualquier actividad de equipo, si esperan completar las seis etapas con su matrimonio intacto, deben tirar en la misma dirección.

No todas las parejas o familias siguen el patrón que se describe a continuación. Lo importante no es que una familia se atenga a un calendario determinado, sino que reconozca que hay etapas en la vida familiar, y que la construcción de relaciones es un proceso que dura toda la vida. Los seis períodos siguientes no son en absoluto categorías distintas, sino que se superponen.

1. Los años de luna de miel

Durante este primer período del matrimonio, dos personas con experiencias familiares y sistemas de valores diferentes empiezan a descubrirse mutuamente. Aparecen diferencias y similitudes en áreas como las finanzas, la sexualidad, la fe, el uso del tiempo y los hábitos personales. Cada diferencia ofrece una oportunidad de conflicto y, con colaboración, de crecimiento. Los patrones que la pareja establezca durante esta fase tenderán a afectar lo que ocurra durante las cinco fases siguientes.

La luna de miel suele terminar con el nacimiento o la adopción del primer hijo. Para algunos, termina con la constatación de que no habrá hijos. En demasiados casos, termina con la disolución del matrimonio.

2. Los años de maternidad

El nacimiento o la adopción del primer hijo supone una rápida transición. Los bebés, aunque bienvenidos, pueden sentirse como una intrusión abrupta en lo que, hasta entonces, había sido una pareja relativamente acogedora. A menudo el padre se siente desplazado, mientras que la madre y el bebé se vinculan por medio del nacimiento, la lactancia y la crianza.

Los años de maternidad pueden ser muy agotadores. Los padres jóvenes suelen dar más de lo que reciben de sus hijos. Es posible que puedan compensar un poco el déficit retomando algunas de las prácticas de su relación que tanto valoraron durante las fases de noviazgo y luna de miel. Tendrán que depositar mucho apoyo emocional en las “cuentas emocionales de reserva” del otro si esperan mantener un balance positivo durante los exigentes años centrados en los hijos. Este período suele terminar cuando el último hijo empieza a ir a la escuela.

A la luz de la realidad de la vida familiar como un proceso de décadas al que Dios nos llama, hay lugar para la “planificación familiar” bíblica. Junto con el trabajo, la familia es el punto central de la vida tal como Dios la diseñó. Por eso, en su Epístola a los Efesios San Pablo dedicó tanto espacio al tema del matrimonio, los hijos y los padres.

3. Los años de crianza de los hijos

A medida que los hijos de una pareja pasan por la escuela primaria y la secundaria, surgen nuevas figuras de autoridad: profesores, personalidades de la televisión, entrenadores, maestros de música, pastores de jóvenes y, quizá lo más influyente de todo, los compañeros, tanto los amigos como los matones. Antes, los padres tenían la última palabra. Ahora otros sugieren o imponen nuevos valores, decisiones y horarios.

Esto hace que la crianza de los hijos sea un buen momento para que los padres les ayuden a pensar en sí mismos y en el mundo. La discusión, la oración y el apoyo pueden crear una atmósfera de unidad esencial para que los jóvenes se enfrenten a los muchos factores que compiten con la familia. Si los padres se sienten seguros, pueden ayudar a sus hijos a abordar las cuestiones difíciles con las que ellos mismos han estado lidiando todo el tiempo.

Durante los años de crianza, que pueden extenderse durante dos décadas o más, cada uno necesita seguir haciendo depósitos en el banco de apoyo emocional de su pareja. Una forma de hacerlo es seguir saliendo juntos y pasar tiempo a solas como pareja. Una vez más, demasiados matrimonios ceden al estrés y las tensiones de las fases de maternidad y crianza, y las familias se rompen.

4. Los años de la independización

Con el inicio de la pubertad, los niños empiezan a fijarse en el sexo complementario y a descubrir el amor fuera del hogar. Este es el comienzo del proceso de salida, ya que los niños se convierten en adultos por derecho propio y dan pasos hacia la independencia, normalmente por medio del trabajo, la educación continua, las relaciones y los matrimonios propios.

En esta fase, los jóvenes adultos tienden a experimentar numerosas pruebas de libertad, no todas exitosas. Es útil que los padres estén disponibles cuando sus hijos pierdan el rumbo. Los fracasos, ya sea en los estudios, en los asuntos financieros, en los experimentos de libertad o en los embarazos no deseados, ofrecen momentos importantes para el aprendizaje y la reflexión.

5. Los años del nido vacío

¡Se han ido! Ahora vuelven a ser solo dos. Ahora la pareja descubrirá si han crecido juntos o se han separado al paso de los años. A estas alturas, en lugar de establecer relaciones sólidas entre ellos, muchas parejas han desarrollado matrimonios centrados en los hijos o en la carrera profesional. Aunque es comprensible, esto puede ser funesto, ya que la fase del nido vacío suele durar más que las cuatro primeras fases juntas. No es de extrañar que tantos matrimonios se rompan cuando los hijos crecen y se van. Las parejas habían construido sus vidas en torno a sus hijos, y ahora no tienen nada en común.

En cambio, las parejas con nido vacío que han cultivado su matrimonio a lo largo de los años, pueden experimentar una alegre recuperación de la atención plena de su relación. Tienen más tiempo para pasar juntos y, a menudo, más dinero para gastar. También pueden tener el privilegio de dar la bienvenida a los nietos.

6. Los años de soledad

La muerte de uno de los cónyuges lleva al superviviente a la fase final de la vida familiar. Durante muchos años, la persona ha vivido en relación con su cónyuge y sus hijos. Ahora, la repentina experiencia de volver a estar solo expone el nivel de crecimiento que el individuo experimentó durante el matrimonio.

Algunas parejas nunca llegan a establecer patrones que permitan una fuerte individualidad. Se entrelazan y dependen tanto el uno del otro que la pérdida de la pareja hace que el compañero superviviente se estrelle o marchite. Pero si la persona ha cultivado otras relaciones entre amigos y familiares y ha desarrollado intereses y aficiones personales, la vida puede seguir siendo algo alegre, a pesar de la dolorosa pérdida de la pareja de toda la vida.

¿Dónde se encuentra su familia entre estas seis fases de la vida familiar? Dios llama a las parejas a una vida de trabajo. ¿Practica usted la “planificación familiar” bíblica con vistas a largo plazo?

Reproducido de Signs of the Times, publicado en septiembre de 2008.

Las seis etapas del matrimonio

por Duane Vachon
  
Tomado de El Centinela®
de Noviembre 2022