Es muy fácil quejarse de las cosas malas que nos suceden sin darnos cuenta de la energía que esa actitud nos roba. ¿Cuándo fue la última vez que te detuviste para agradecer por algo? ¿Cuándo fue la última vez que le agradeciste a Dios por tus victorias y tus desafíos, aun por las injusticias en tu vida, y por los desiertos que atraviesas? Si la gratitud no forma parte de tu práctica diaria, deseo que, luego de compartir contigo algunos beneficios de ser agradecido, comiences a formar este hábito benéfico para tu salud.

Contribuye a la felicidad

Los seres humanos buscamos la felicidad. Uno de los investigadores líderes en esta área es Robert Emmons, quien luego de varios estudios ha concluido que el ser agradecido contribuye a la felicidad y reduce los sentimientos de depresión. También se ha encontrado que el ser agradecido reduce las emociones negativas: odio, resentimiento y lamentarse por el pasado. Es tiempo de cambiar y agradecer más cada día. Al final del día puedes apuntar tres cosas por las que estás agradecido. Más importante aun, habla con Dios y agradécele por todos sus cuidados durante el día. De inmediato, notarás que tu actitud cambiará de limón (agrio) a limonada (dulce).

Reduce el estrés

Se ha encontrado que el ser agradecido contribuye a una mejor regulación de las emociones y tiene una parte fundamental en el control del estrés. En un estudio realizado en 2017 y publicado en Scientific Reports, examinaron la frecuencia cardíaca de los participantes antes, durante y después de practicar la gratitud. Los estudios revelaron que los latidos del corazón disminuyeron cuando mental o verbalmente repasaban sus motivos de gratitud. De manera que cuando te encuentres estresado, toma uno minutos para agradecerle a Dios por las cosas que ha hecho en tu vida. También puedes practicar la gratitud con un ser querido, agradeciéndole por sus cuidados y atenciones hacia tu persona. Puedes escribirle una nota en la que mencionas tres cosas por las que le agradeces. Las cosas pequeñas pueden dar grandes resultados. ¡Hazlo hoy! No esperes hasta mañana, pues los beneficios están al alcance de todo corazón agradecido.

Ayuda a dormir mejor

Terminar el día con un corazón agradecido puede darte mejor calidad y más duración de sueño. En un estudio realizado en 2011 y publicado en Applied Psychology: Health and Well-Being, encontraron que simplemente con escribir durante quince minutos cada día una lista de las cosas por las que estás agradecido tiene un impacto positivo en el descanso. Si no tienes el hábito de escribir tus agradecimientos, te invito a que lo hagas; cambiará tu actitud, y dormirás mejor. Mis clientes y yo practicamos la gratitud en forma oral y escrita. Ambas son buenas, adopta la que te sirva mejor. Lo importante es practicar el agradecimiento día a día.

Si la felicidad es importante para ti, si deseas reducir el estrés y dormir mejor, te invito a que seas más agradecido. Comienza a escribir, antes de dormir, unas cuantas cosas por las cuales estás agradecido. Esto no reemplaza a tu oración de gratitud a Dios. Es algo adicional que te dará muy buenos resultados.

Una actitud agradecida imparte felicidad y alegra el corazón. Pon atención a estas palabras del sabio Salomón: “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos (Proverbios 17:22). No pierdas tiempo en las cosas negativas; agradece más y vive la vida en abundancia de la mano de Cristo Jesús. Serás más feliz, y tu actitud inducirá a otros a hacer lo mismo.

El autor es nutricionista y entrenador personal. Escribe desde Seattle, Washington.

Los beneficios de ser agradecido

por Oscar Santana
  
Tomado de El Centinela®
de Noviembre 2022