La UNESCO1 estableció el Día Mundial de los Docentes el 5 de octubre de 1994, para celebrar el papel fundamental que los maestros, profesores e investigadores desempeñan en la sociedad. Desde entonces, cada 5 de octubre es dedicado para apreciar el trabajo magistral que los docentes realizan en el desarrollo académico y social de sus estudiantes, y para analizar los desafíos asociados con sus responsabilidades.

Este artículo subraya algunas de las áreas en las que los educadores transforman al estudiante y por las cuales debemos celebrar con gratitud su dedicación a su vocación, fundamentado en la premisa de que “la verdadera educación significa más que la prosecución de un determinado curso de estudio. . . Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales”.2

Transformación cognitiva

Entre las transformaciones importantes que el educador realiza en los estudiantes está la transmisión de conocimiento teórico contextualizado, el cual es fundamental para el progreso del ser humano. Durante la educación elemental, el maestro nos enseña a leer y nos comparte el conocimiento básico para que avancemos en nuestra carrera educativa. Posteriormente, conforme progresamos a niveles educativos más altos, el docente nos ayuda para que entendamos asuntos más difíciles, tomemos decisiones inteligentes, y desempeñemos trabajos profesionales más complejos y mejor pagados. Una educación balanceada y consciente nos prepara para la vida y expande nuestras opciones de trabajo.

Estudios recientes revelan que, así como un músculo del cuerpo crece y se fortalece con el ejercicio físico, el cerebro humano también crece y se fortalece con las demandas impuestas por el aprendizaje.3 Esta es la razón por la que los docentes nos desafían en sus cátedras con asignaciones cada vez más complejas que demandan concentración y esfuerzo mental.

Los maestros nos dan luz informativa que transforma nuestra mente y nuestra vida, y nos iluminan el sendero académico con herramientas que nos capacitan para continuar adquiriendo más luz. Además, juegan un papel primordial en nuestra motivación educativa y en nuestra estima propia, y nos asisten en nuestras luchas escolares y personales. El maestro efectivo tiene el discernimiento que le permite identificar a los alumnos con problemas a través del análisis de su comportamiento en el aula y sus calificaciones. De esta manera, podrá guiarlos para triunfar en sus estudios y en su vida.

Tenemos mucho que agradecer a nuestros maestros durante el Día Mundial del Docente.

Transformación espiritual

Aunque generalmente los maestros y profesores transmiten conocimiento teórico en el aula, nuestro Creador estableció un currículo escolar cuya meta principal es la formación espiritual del alumno. En el contexto bíblico, la transformación espiritual inicia en la infancia, y el libro de texto es la Biblia (Deuteronomio 6:1-9; Proverbios 22:6; 2 Timoteo 3:15-17).

La formación espiritual de los alumnos es una de las áreas educativas más débiles en la mayoría de las instituciones educativas; sin embargo, la educación verdadera requiere la instrucción del estudiante en los principios morales establecidos por Dios. Tal educación requiere de maestros ejemplares que los transmitan en teoría y ejemplo.

Jesús, el maestro más destacado de la historia, recibió de su madre la educación espiritual básica: “Aprendió las cosas celestiales”, no “en las escuelas de las sinagogas” sino de su madre, “su primera maestra humana”.4 Como docente, María desempeñó un trabajo tan destacado que a la tierna edad de doce años Jesús dejaba perplejo a “los doctores de la ley” por sus preguntas y respuestas acerca de las Escrituras (S. Lucas 2:46, 47). Los eruditos no comprendían cómo sabía tanto sin haber estudiado en las escuelas de la época. Se preguntaban: “¿Cómo sabe este letras, sin haber estudiado?” (S. Juan 7:15).

Como primera maestra de cada ser humano, la madre debería ser la primera en recibir crédito durante el Día Mundial del Docente. Cada educador con responsabilidad educativa tiene el deber de formar a sus alumnos, no solo cognitivamente sino también espiritualmente.

Transformación social

Una de las razones por las que se celebra el Día Mundial del Docente es por la influencia social que los docentes ejercen con su conocimiento y ejemplo. El docente transforma con su ejemplo y conocimiento las vidas de sus alumnos, quienes a su vez transforman a otras personas allende el aula. De esta manera, los maestros moldean a los futuros líderes de la sociedad. Este ciclo transformador educativo que se ha perpetuado durante siglos es responsable del avance cognitivo, espiritual y social que hoy conocemos.

Un antiguo adagio declara que “el ejemplo no es la mejor forma de enseñanza, es la única”. Enseñar una cosa y hacer otra significa destruir con una mano lo que se trata de edificar con la otra. No basta ser buen maestro, sino mostrarlo con una vida ejemplar. La cátedra más influyente que puede compartir el docente con sus estudiantes es la de un comportamiento cimentado en altos principios morales fundamentados en la Palabra de Dios.

Conclusión

La educación, tan fundamental para el desarrollo de la sociedad y el país en que vivimos, depende de docentes dedicados y comprometidos a la formación integral de los profesionales y líderes que oficiarán en nuestra sociedad. Este gran aporte social es la razón por la que este 5 de octubre más de cien países conmemoran el “Día Mundial del Docente”.

Ideas para regalos a su maestro

El Día Mundial del Docente nos brinda una oportunidad valiosa para agradecer a nuestros maestros por lo que han hecho por nosotros.

  • Tarjeta de agradecimiento
  • Llamada telefónica
  • Bolígrafo personalizado
  • Un buen libro
  • Un sacapuntas
  • Equipo didáctico

Beneficios asociados con la docencia

  • Confiere información nueva y relevante
  • Desarrolla la capacidad y la agudeza mental
  • Actualiza profesional y cognitivamente
  • Prepara para oficios mejor remunerados
  • Es fuente de motivación e inspiración
  • Fomenta la disciplina y la responsabilidad
  • Mejora la calidad de vida
  • Encontrar soluciones a nuestros problemas
  • La educación es la clave del éxito

El autor es catedrático de la Universidad Andrews. Escribe desde Berrien Springs, Míchigan.

1. UNESCO—United Nations Educational, Scientific, and Cultural Organization.

2. Elena G. de White, La educación, (Pacific Press Publishing Association, 1967), p. 11.

3. “New Research Shows the Brain Can Be Developed Like a Muscle”, en https://www.cmich.edu/ess/oss/Documents/Prepare%20for%20Success%20d4.pdf, consultado en julio, 2021.

4. Elena G. de White, El Deseado de todas las gentes, p. 50.

El arte de educar

por Ricardo Norton
  
Tomado de El Centinela®
de Octubre 2021