En el complejo entramado de la experiencia humana, la amistad es una “cuerda de amor” que se entrelaza con nuestra salud mental (ver Oseas 11:4). La importancia, el significado y el valor de este entrelazado afectivo trasciende la obra de la mera compañía, porque desempeña un papel crucial en la capacidad de resiliencia psicológica y en el equilibrio emocional de toda persona.

Por eso, la sabiduría ancestral de la Biblia subraya esta verdad de Proverbios. Este versículo resalta el apoyo incondicional y el amor inquebrantable que proveen las verdaderas amistades, especialmente en momentos de lucha e incertidumbre.

Se dice que la amistad es más fuerte que el amor. El verdadero amigo puede estar separado de nosotros durante años, pero cuando nos volvemos a conectar, por la razón que fuere, es como que nos hubiéramos saludado el día anterior. La amistad es perdurable, consistente, y no es absorbente ni dominante. La amistad es un espejo a través del cual podemos ver las mejores versiones de nosotros mismos, reflejadas en los ojos de quienes nos entienden y aceptan tal como somos. Los amigos pueden actuar como un colchón de contención de nuestros miedos, ofrecernos una perspectiva diferente cuando estamos demasiado cercanos a nuestros propios problemas para verlos con claridad. También sirven como una fuente de aliento en tiempos difíciles, como dice nuestro texto de Proverbios.

Jesús, el Gran Amigo de la humanidad, dijo a sus discípulos: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos (S. Juan 15:13). También sabía cuál era la Fuente del amor, en la que él bebía para ser un amigo que estuviera dispuesto a dar la vida por otro amigo: “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer” (vers. 15).

* La cita marcada con DHH fue tomada de la Santa Biblia, versión Dios habla hoy®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

El autor es editor de la revista El Centinela.

Editorial: El valor de la amistad

por Ricardo Bentancur
  
Tomado de El Centinela®
de Julio 2024