Un vecino me sorprendió con la noticia de la muerte de su hijo. “¿Por qué Dios permitió que mi hijo muriera?”, me interrogó. Mi esposa le había dado la bienvenida a esta nueva pareja de vecinos, y el esposo se había enterado de que yo era pastor. En su conversación salió a relucir Dios como el culpable del fallecimiento de su hijo, y entonces sus ojos se llenaron de lágrimas porque su hijo le hacía mucha falta. Me acerqué, lo abracé, y le dije que Dios nos ama y siempre busca lo mejor para nuestras familias. Su corazón y el de su esposa se abrieron a la amistad. No cesamos de orar para que Dios traiga consuelo permanente a ese hogar. Estamos esperando el momento para compartir con ellos la noticia de un futuro mejor cuando Jesús regrese.

Una muerte redentora

Hay otro Padre que también perdió a su Hijo, y fue por nuestra culpa. Este Padre es Dios. A su Hijo Jesús se le siguió un juicio, y su juez lo declaró inocente. En el Evangelio según San Marcos, Poncio Pilato les pregunta a sus acusadores: “¿Pues qué mal ha hecho?” (S. Marcos 15:14). Ninguna acusación le fue probada, y aun así fue sentenciado a muerte. Este crimen se sigue recordando en lo que hoy se llama la Semana Santa, un tiempo de reflexión cuando se medita en la pasión de Jesús. Gracias a Dios, pues la Semana Santa termina con la resurrección de Jesús, la cual aseguró que todo será mejor para los que sean enjuiciados sin tener culpa, y también para los que enfrenten la muerte, pues Jesús no solo resucitó, sino que prometió la resurrección a todos los que crean en él. “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá (S. Juan 11:25). Esta resurrección se realizará cuando Jesús regrese. “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Tesalonicenses 4:16). Así que todo será mejor cuando Jesús regrese.

Liberado

En 2019 fue liberado de la cárcel un hombre llamado Richard Phillips, quien pasó 45 años en prisión por un asesinato que no cometió. La cadena CNN dice que este hombre ha sido el reo que más tiempo ha pasado injustamente en una cárcel en los Estados Unidos. Cuando se enjuicia y condena a alguien que es inocente, se comete un atropello difícil de expresar en palabras.

Cuando Phillips estaba encerrado, comenzó a recibir la ayuda de una organización que trabaja para esclarecer casos de encarcelamiento injusto, y en su corazón nació una esperanza que le permitió concluir que todo sería mejor, porque alguien estaba luchando por su caso. Lo que nunca imaginó era que saldría en libertad, y que la secretaria de justicia de Míchigan, Dana Nessel, anunciaría que, de acuerdo con la ley de compensación por encarcelamiento injustificado de Míchigan, Phillips recibiría una compensación de 1.5 millones de dólares por los años que estuvo encarcelado. El dinero no está sujeto a impuestos, y gracias a la gestión de su abogada, Gabi Silver, tampoco se le cargarán los honorarios de los abogados.

No sé cuán desesperado te encuentras hoy ni cuantas injusticias has tenido que soportar; tal vez estás siendo objeto de alguna calamidad, sufres un acerbo dolor o la angustia te tiene encarcelado y derrotado. Lo que sí sé es que Jesucristo lleva tu caso ante el tribunal divino, y que lo va a ganar por ti. Con su ayuda tendrás un futuro mejor, pues cuando vino al mundo él logró sanar toda enfermedad, conquistar la muerte, liberar a los oprimidos por el mal, perdonar a los culpables de pecado, e impartir paz al corazón desfalleciente.

Nuestro Abogado

Aunque la Semana Santa nos hace recordar la angustia y el sufrimiento de Jesús, también nos recuerda que la ley de Dios nos condena a muerte por causa de nuestro pecado. “La paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23), pero Jesús quiere aplicarnos los beneficios de su sacrificio y así librarnos de la condenación. Si aceptamos que nos represente ante el tribunal de Dios, todo será mejor. él no hace acepción de personas. Si aceptas sus servicios, se convertirá en tu Abogado ahora mismo.

La liberación final

Pero lo más glorioso está por ocurrir: el desenlace de la historia, con la vindicación de Dios, quien fue calumniado por los ángeles rebeldes, y su triunfo definitivo sobre el mal. Entonces todo será mejor.

El evangelio nos enseña que todo el que crea en Cristo como Salvador tendrá vida eterna (S. Juan 3:16). Un millón y medio de dólares o todo el dinero del mundo no pueden asegurarnos salud en esta vida, pero creer en Jesús nos asegura que todo será mejor, no solo en esta tierra sino en la eternidad. Jesús afirmó: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna” (S. Juan 3:36). En otras palabras, todo será mejor si creemos en él.

Cuando Cristo regrese, todo será mejor para ti, para tu familia, para tus seres queridos y para la humanidad. Y aunque a veces debamos enfrentar pruebas abrumadoras, sufrir dolores agudos, sortear enfermedades y pestes mortales, ser abandonados, sufrir traiciones e injusticias, y convivir con el peligro y la soledad, todo será mejor cuando Cristo regrese. él nos asegura que así será: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (S. Juan 14:1-3).

Tómale la palabra.

El autor coordina las actividades de las iglesias adventistas de habla castellana en la región del sur del Atlántico en los Estados Unidos. Escribe desde Atlanta, Georgia.

Un futuro mejor: cuando Jesús regrese

por Efraín Poloche
  
Tomado de El Centinela®
de Abril 2021