Al igual que las huellas dactilares, las voces humanas son únicas. Cada uno tiene características acústicas distintas que permiten reconocerlo entre una miríada de otras voces. Digamos que entras en un café concurrido para encontrarte con un amigo. Abres la puerta, y una cacofonía de sonidos te da la bienvenida: música de fondo, gente charlando, el ruido de tazas y platillos. Sin embargo, tan pronto como alguien detrás de ti grita: “¡Oye, estoy aquí!”, sabes que es tu amigo. Reconoces su voz, incluso sin ver su rostro, porque estás familiarizado con su voz.

Los cristianos creen que Dios le habla a la gente. Pero, ¿cómo suena Dios? Aprender a reconocer la diferencia entre la voz de Dios y la miríada de otras voces en tu cabeza requiere mucha paciencia y práctica, ¡pero es posible!

Al igual que las voces humanas, la de Dios tiene características distintas. Quiero compartir contigo tres pautas que estoy usando para familiarizarme con su voz.

Silencia al crítico interior

Es lamentable, pero muchos de nosotros tenemos una voz interior crítica. El crítico interno nos dice cosas horribles como: “Eres un fracaso” o “Es demasiado tarde para cambiar”. A causa de que parte de la obra del Espíritu Santo es convencernos de nuestro quebrantamiento y maldad, a veces creemos que esta voz interior severa e inclemente es la de Dios que nos habla. Pero, ¡nada podría estar más lejos de la verdad!

En su libro Discerning the Voice of God [Discerniendo la voz de Dios], la oradora motivacional Priscilla Shirer hace un comentario perspicaz: “Si el mensaje que estás escuchando mientras buscas discernir su voluntad personal y su plan para tu vida es condenatorio o tiene sus raíces en el miedo o la intimidación. . . entonces no es la voz del Dios que te ama. Es la voz del enemigo, que busca usar tu vulnerabilidad para engañarte”.

Si la voz que estás escuchando te hace sentir una sensación de desesperación y desolación, entonces puedes estar seguro de que es la voz de las fuerzas espirituales oscuras (S. Juan 10:10). Dios no usa la culpa y el miedo para coaccionarnos. él nos atrae con bondad amorosa (Jeremías 31:3). Cuando el Espíritu Santo nos llama la atención sobre nuestro quebrantamiento, lo hace a la luz del amor eterno del Padre. Como resultado, aunque podamos lamentarnos, no desesperamos. El amor de Dios despierta esperanza y un nuevo deseo de bondad y pureza en nosotros. Considera esto: Un discípulo, Judas, traicionó a Jesús; mientras que en la misma noche otro discípulo, Pedro, lo negó. Ambos discípulos pecaron. Pero Pedro escuchó la voz del Espíritu Santo y se arrepintió. Judas escuchó la voz del enemigo y se rindió (lee la historia en S. Juan 13, 18 y 21; S. Mateo 27:1-10).

Entrena tus oídos

La autora y oradora, Carrie O’Toole, dice que ella puede asistir a un concierto y distinguir claramente el sonido de su hija tocando el corno francés por encima de cualquier otro instrumento. “Puedo escuchar cada nota que toca”, me dijo. Hay dos razones por las que Carrie puede hacer eso. En primer lugar, solía ser profesora de música. Carrie enseñó entrenamiento del oído, ayudando a los estudiantes a escuchar intervalos y notar los diferentes “colores” de una nota. En segundo lugar, Carrie se sabe de memoria el sonido de su hija. Ha escuchado practicar a su hija durante tanto tiempo que está íntimamente familiarizada con las características acústicas únicas de su corno.

La voz de Dios también tiene características únicas. Jesús dijo: “Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y me siguen” (S. Juan 10:27). ¡Pero, se necesita un poco de entrenamiento auditivo para reconocerlo! Cuando el joven profeta Samuel escuchó la voz de Dios por primera vez, no sabía quién le estaba hablando (1 Samuel 3). Con el tiempo, Samuel se volvió experto en reconocer la voz de Dios. Carrie me dijo que para entrenarse a sí misma para escuchar a Dios, llevaba diarios y anotaba todo lo que sentía que Dios estaba diciendo, no con una voz audible, sino con impresiones y pensamientos que acudían a su mente. Luego oraría y buscaría la confirmación de la Biblia y de los creyentes maduros. Ella siguió haciendo esto hasta que se sintonizó profundamente con la voz de Dios. Ella confiesa: “Ahora tengo diarios para años con todo lo que Dios me dijo”.

También puedes afinar tus oídos. Escribe lo que te viene a la mente cuando estás orando o teniendo un momento tranquilo y contemplativo con Dios. No te preocupes por la gramática o la ortografía. Solo escribe lo que se te ocurra. No te vuelvas demasiado crítico ni te censures. Permítete cometer errores; esto es normal cuando se está adquiriendo una nueva habilidad. Al principio, puede resultar difícil mantener la concentración; pueden aparecer preocupaciones y ansiedades en tu mente. Persiste. Pídele a Dios que confirme cualquier mensaje que venga de él, a través de la Biblia y una comunidad madura de creyentes. Dios es fiel y hará clara su voluntad para ti.

Haz lo siguiente

Como señaló sabiamente la autora y misionera Elisabeth Elliot, a veces solo necesitas “hacer lo siguiente”. En lugar de quedarte atascado, esperando por siempre que se desarrolle un gran plan, simplemente haz lo que tengas a mano. Obedece a Dios en lo que ya sabes. Cuando se trata de escuchar la voz de Dios, parece haber un crescendo. A medida que obedecemos fielmente las pequeñas impresiones, se vuelve cada vez más fácil escuchar y obedecer también las grandes (S. Lucas 16:10).

En su libro Hearing God’s Voice [Escuchando la voz de Dios], el evangelista estadounidense Henry Blackaby afirma: “La voluntad de obedecer cada palabra de Dios es fundamental para escuchar a Dios hablar”. También es importante recordar que Dios solo comparte con nosotros la información que podemos manejar, lo que necesitamos saber ahora. Como destaca Priscilla Shirer, a menudo “queremos que Dios pinte el cuadro completo de inmediato, pero él nos oculta sabiamente ciertas verdades e información hasta que las necesitamos, cuando en realidad podemos hacer algo con ello, además de estropearlo”. Por lo tanto, mantente atento y sé fiel en las tareas cotidianas y seculares. Dios aclarará sus planes para tu vida justo a tiempo. Mientras tanto, haz lo siguiente.

Escuchando al Pastor

Jesús les dijo a sus discípulos que era mejor que él se fuera para que pudieran recibir el Espíritu Santo que los guiaría a toda la verdad (S. Juan 16:7-15). Pero, como señala Blackaby, “hay un mundo de diferencia entre saber que algo es verdad en tu cabeza y experimentar la realidad en tu vida”. Tu vida solo cambiará si en verdad escuchas su voz.

Si estás dispuesto a escuchar a Dios, aprovecharás cualquier oportunidad para hablarle, como cuando mi amiga Belinda me regaló una hermosa bufanda. La envolví alrededor de mi cuello y obtuve ese impulso de confianza que viene de usar ropa nueva. Pero, cuando volví a casa, la miré de nuevo y pensé: Esta bufanda es el estilo de mi hermana. Inmediatamente la doblé y la guardé para dársela a mi hermana más tarde. Mientras hacía esto, Dios me habló, sin lugar a dudas: “¿Ves cómo amas a tu hermana y no hay nada que no le des? Bueno, eso es exactamente lo que yo siento por ti”. Las lágrimas llenaron mis ojos cuando Dios me recordó su amor por mí.

En otra ocasión, le rogaba a Dios que me ayudara y le decía: “Tienes que ayudarme con esto. . . Por favor, necesitas ayudarme”. Dios me impresionó con dos palabras poderosas: “Yo soy”, una breve respuesta a mi oración y un recordatorio de quién es él. Dios está listo y anhela hablar contigo. Quiere compartir una nueva revelación de sí mismo. Sintonízate, no te pierdas la dulce voz del Pastor.

La autora es periodista independiente y locutora. Escribe desde Londres, Reino Unido. Si le interesa la bibliografía, solicítela a nuestra Redacción.

¿Eres tú, Señor?

por Vanesa Pizzuto
  
Tomado de El Centinela®
de Enero 2021