Número actual
 

El temido 2012 de la película de Hollywood está aquí, y muchos se preguntan: ¿Qué sucederá pronto? David Morrison, científico espacial de la NASA, asegura que ningún planeta Nibiru impactará la Tierra el 21 de diciembre de 2012, tal como se asegura en centenares de documentos escritos por los profetas de la Nueva Era.1 Donald Yeomans, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, asegura que él no acumulará alimentos para sobrevivir el 2012 porque nada que perturbe la marcha del planeta sucederá este año. Ningún planeta Nibiru la impactará ni se invertirán los polos magnéticos de la tierra, según palabras del científico.2

A pesar de las declaraciones autorizadas de los científicos, en los últimos años se han multiplicado por decenas los autores que aseguran que el 21 de diciembre del 2012 será la fecha de la gran catástrofe esperada. El apocalipsis anunciado en las profecías bíblicas se cumplirá cuando el calendario maya de la cuenta larga llegue a su fin. Eso dicen los profetas del desastre, animados por las filosofías de la Nueva Era.

Muchos nos preguntamos: ¿Existe alguna base bíblica para esperar el fin del mundo en el cercano diciembre de 2012?

Tal como sucede con nosotros ahora, los discípulos de Jesús estaban deseosos de saber cuándo ocurriría el fin del mundo; por ello le preguntaron: “¿Cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (S. Mateo 24:3). Sorprende que Jesús no haya dado en su respuesta una fecha clara para el fin, pero sí aseguró que muchos serían engañados con respecto a este acontecimiento. l dijo: “Mirad que nadie os engañe” (S. Mateo 24:4).

Preocupado por el interés muy humano de querer conocer la fecha de ese acontecimiento, alertó a sus seguidores contra la tentación de ponerle fechas al fin del mundo. Por ello, en Mateo 24:36 dijo claramente: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre”. Esa afirmación de Jesús debería ser suficiente como para dejar de especular sobre fechas específicas para el fin.

Si, de acuerdo a las palabras de Jesús, nadie sabe la fecha del fin del mundo, no deja de sorprendernos que investigadores de la cultura maya nos inquieten con el 21 de diciembre de 2012. En esa cercana fecha se dice que la Tierra y el Sol se alinearán con el ecuador galáctico, lo que desencadenará grandes catástrofes que podrían terminar con nuestra civilización. Pero darle mayor credibilidad a interpretaciones antojadizas del calendario maya por encima de la autoridad de la Palabra de Dios es una desproporción. El calendario maya de la cuenta larga termina en esa fecha, pero tal como sucede con nuestro calendario cuando llega el 31 de diciembre, para aquella civilización al día siguiente comenzaría un nuevo calendario y la vida continuaría. No existe razón alguna para creer que tanto los mayas como la Biblia pronosticaron el fin del mundo para diciembre de 2012.

El fin del mundo será un acontecimiento cuya fecha nadie puede predecir según palabras de Jesús, por ello nos dice en el Evangelio: “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (S. Mateo 24:42-44).

Esta última declaración de Jesús nos enseña dos cosas importantes: (1) Jesús relacionó el fin del mundo con su segunda venida, y (2) quienes anuncian fechas para el fin apoyados en calendarios mayas o en las oscuras profecías de Nostradamus son engañadores. La segunda venida de Jesús y el fin del mundo serán una realidad solo cuando se cumpla la fecha en el calendario del Padre. Y eso solo él lo sabe. Vivir una vida consecuente con el evangelio es la mejor preparación para estar listos para el fin y el segundo regreso de Jesús.


1http://www.youtube.com/watch?v=BLSdPy5kbCs&feature=related
2http://www.youtube.com/watch?v=TCdovWZ7KKg

2012: El engaño del fin del mundo

por Joel Salazar López
  
Tomado de El Centinela®
de Mayo 2012