Han invertido mucho tiempo, esfuerzo y energía emocional en esa relación, las cosas están bien, y crees que has encontrado a “la única” persona digna del matrimonio, con quien quieres pasar el resto de tu vida en las buenas y en las malas. Pero antes de convertir esta relación en un compromiso de por vida, les conviene saber si son compatibles en áreas clave. Estas son algunas:

Tienen ideas afines

No tienen que ser exactamente iguales (eso sería aburrido), pero sí necesitan tener los mismos valores morales. Estos son los cimientos del hogar. ¿Cómo dos personas podrían viajar juntas y disfrutar del viaje, a menos que fueran en la misma dirección y estuvieran de acuerdo en cómo llegar a su destino? Pregúntense: “¿Estamos en el mismo camino en lo que respecta a valores, deseos y necesidades, o vamos por senderos opuestos?”

Sus temperamentos se equilibran

Uno de ustedes puede ser extrovertido y el otro introvertido. Aunque estas diferencias pueden generar conflictos, los temperamentos opuestos pueden aportar equilibrio. Estos rasgos diferentes deben servir para crear una relación plena. Si sus tendencias son tan diferentes que dificulten la compatibilidad, deben tener cuidado.

Están comprometidos a trabajar por la armonía

El esfuerzo y el trabajo son necesarios para cultivar una relación fuerte y satisfactoria a largo plazo. Las recompensas no suelen venir con solo llamarlas; más bien, los dividendos se obtienen cuando se trabaja con previsión, intención y resolución. Comprometerse a afinar y mejorar la relación es el pegamento efectivo. Si tu pareja no está dispuesta ni realiza esfuerzo alguno para buscar la armonía ahora, es difícil que cambie una vez que estén casados. Al contrario, la falta de esfuerzo y compromiso podría empeorar a medida que advierte tu complacencia.

Eres capaz de hablar el “lenguaje de amor” de tu pareja

Cuando dos personas con dialectos diferentes tratan de comunicarse, a menudo se frustran. Lo mismo ocurre en un matrimonio en el que cada integrante tiene su propio lenguaje de amor: las necesidades románticas, sexuales y emocionales que traen satisfacción. ¿Procura tu pareja aprender y hablar tu lenguaje de amor? Y tú, ¿te estás esforzando por hablar el suyo?

Pueden trabajar juntos para solucionar problemas

Tienen que ser capaces de trabajar en medio de conflictos. La vida conyugal está llena de dificultades y desafíos, por lo que tener un socio que se entiende bien contigo en medio de los conflictos minimizará el estrés. Esto no significa que debes entrar en el matrimonio con la intención de cambiar a tu cónyuge. La clave es ser fieles a sí mismos mientras aprenden cuándo y cómo comprometerse para poder trabajar eficazmente en caso de problemas sin que ninguno se sienta resentido. Si esto no es posible ahora, hagan una pausa.

Ambos se atraen

¿Recuerdas esa chispa inicial que hubo entre ambos? Cuando hay atracción física verdadera hay una química electrizante. A medida que su relación madura y que los asuntos de la vida cotidiana dominan su atención, esta atracción puede mantener el fuego ardiendo entre ambos, tanto física como emocionalmente, aunque la edad de los cuerpos vaya en aumento. Hay que mantener viva esa llama.

Te gusta cómo es tu pareja

Una relación debe basarse en una amistad que pueda soportar la prueba del tiempo. Observen si cada uno disfruta de la compañía del otro, si prefieren pasar tiempo juntos en lugar de buscar cada uno la soledad o la compañía de otros. El respeto, la admiración y el honor son rasgos que permanecen incluso cuando la pasión disminuye al paso del tiempo. ¿Puedes decir que tu compañero es tu mejor amigo? ¿Y tu amada podría decir lo mismo de ti?

Esta lista de verificación puede ayudarte a determinar si su relación tiene un potencial de matrimonio feliz a largo plazo. Es aconsejable realizar un análisis para identificar las cualidades intrínsecas: fortalezas y debilidades que pueden ayudar o dificultar su vida marital; así como los factores externos: oportunidades y amenazas que pueden afectar negativamente su felicidad para siempre.

La autora es presidenta y directora ejecutiva de Recapturing the Vision International, una organización dedicada a fortalecer familias. Escribe desde Miami, Florida.

El camino hacia un buen matrimonio

por Jacqueline del Rosario
  
Tomado de El Centinela®
de Agosto 2017